16/04/2017 - La provincia de Lugo, capital mundial del turismo slow

 

Durante varios milenios la provincia de Lugo ha guardado un secreto. Es hora de compartirlo.

 

Viajeros en la Praza Maior de Lugo (Foto: Guido Álvarez Parga)

Viajeros en la Praza Maior de Lugo (Foto: Guido Álvarez Parga)

 

Lo dijo un célebre personaje lucense (no diremos el nombre porque no recordamos las palabras exactas) en la presentación de una de las últimas campañas turísticas de la provincia de Lugo: “Los lucenses hemos guardado con recelo y durante muchos siglos nuestro secreto: que vivimos en una tierra maravillosa. Es hora de que compartamos esto con el mundo”.

Yo estoy totalmente de acuerdo. Lugo es especialista en conservar maravillas… en conservar, en general. A veces esto nos ha dejado atrás en el tiempo en ciertas cosas (tenemos que meditar sobre ello), pero otras nos ha permitido salvaguardar formidables tesoros que se distinguen a nivel mundial: la única muralla romana completa del planeta, infinidad de reliquias arqueológicas, algunas de las mejores playas del mundo, paraísos naturales (tres reservas de la Biosfera), paisajes impresionantes… y una velocidad de vida admirable para este frenético mundo de hoy.

Si… todos conocemos la moda del turismo slow… ¿no? Ese modo de viajar sin reloj, sin prisa, y disfrutando de las pequeñas cosas. Slow Food, Slow Fashion, Slow City… viajar y vivir a fuego lento.

 

O Freixo dos Lobos Ecoturismo e Natureza, en O Xistral (Foto: Guido Álvarez Parga)

O Freixo dos Lobos Ecoturismo e Natureza, en O Xistral (Foto: Guido Álvarez Parga)

 

Yo soy un fanático de este modo de viajar, cada vez más y más. A veces viajo de otras maneras, pero cada vez más a menudo, cada cierto tiempo, necesito hacer un viaje “lento y profundo”. Irme a un lugar que no conozca, con un buen margen de días, y perderme en el tiempo y en el espacio. Lo he hecho últimamente en Berlín, en la Bretaña Francesa, en Lisboa, en Hungría… y si no fuese porque soy de Lugo, me encantaría hacerlo en esta provincia (lo hago, pero día a día) que para mi bien podría ser la capital mundial del turismo slow.

 

Muralla Romana de Lugo, del siglo III (Foto: Guido Álvarez Parga)

Muralla Romana de Lugo, del siglo III (Foto: Guido Álvarez Parga)

 

He vivido experiencias de turismo lento en distintos países, sobre todo en Italia y en Uruguay, y tengo la certeza de que Lugo estaría merecidamente en cualquier podio internacional que se plantease para este tipo de destinos.

Un amigo napolitano vino hace un año y medio a visitarme un fin de semana, y al final se quedó un mes… un mes que siempre dice que se le quedó corto. Se hospedó en el barrio de A Ponte y cada día aprovechó su tiempo paseando por la ciudad o moviéndose por la provincia… y encontró esa famosa velocidad, esa famosa calidad del tiempo lucense.

 

Cañones del Sil (Foto: Guido Álvarez Parga)

Cañones del Sil (Foto: Guido Álvarez Parga)

 

Un café mirando al Miño en Portomarín, un vistazo al mar de los celtas desde Fazouro, un vaso de vino y una charla con algún amigo en los miradores de la Ribeira Sacra, una caminata por los bosques de O Courel, un viaje en el tiempo por las pallozas de Piornedo… un poquito de buena vida, despacito, que el mundo no se acaba mañana…

 

Guido Álvarez Parga (Lugo, 1985)

Guía Oficial de Turismo de Galicia, agente de viajes en Galicia Infinita y colaborador del periódico Galicia Confidencial

www.guidoalvarezparga.com